ABRAZOS GRATIS

El pasado 9 de agosto de 2014, en el  estado del Misuri en Estados Unidos, murió un joven negro  con la mayoría de edad recién cumplida tras ser tiroteado por un oficial de policía llamado Darren Wilson. Michael Brown no llevaba armas encima, hizo caso a los policía levantando los brazos y además no tenía ningún tipo de antecedente penal, por lo que lo más común era que lo considerasen un asesinato.

El septiembre de 2014, Eric Holder, el fiscal General de los Estados unidos, decidió emprender acciones legales para investigar acerca de la posibilidad de que el oficial lo hubiese hecho por motivos raciales o de discriminación.

Dos meses después, McCulloch del condado de St. Louis, Misuri dice que se dictaminó por el jurado que el oficial no sería imputado con ningún tipo de cargo. Aún así, seguían abiertas inquietudes despiertas entre la gente por que el tema, aunque zanjado, no había quedado claro en absoluto y se seguía especulando acerca de la culpabilidad del oficial. Un tiempo después, Darren Wilson renunció al departamento de policía de Ferguson.

Featured image

A raíz de esta decisión, la gente alzó la voz a modo de protestas y marchas por Ferguson, para conseguir que se hiciese justicia con la muerte de Michael Brown. De esta forma, se movilizó a miles de personas que salieron a la calle para hacerse escuchar y conseguir algún tipo de respuesta.

Es en una de estas marchas dónde se produce una magia dentro del mundo fotográfico. Es decir, la captación de una milésima de momento, que expresa muchísimo a través de una simple fotografía. Se trata de Johnny Nguyen, un célebre fotógrafo que se hallaba inmortalizando toda la marcha. Captó una imagen que ha llegado a miles y miles de internautas, ya que se ha compartido por multitud de gente de diversas nacionalidades.

Featured image

Los protagonistas de esta famosa fotografía son sargento de policía Bret Barnum abrazando a Devonte Hart, un joven niño que se encontraba junto a su familia manifestándose en la marcha de Portland, portando sobre sí un cartel en el que ponía ‘abrazos gratis’. Es una conmovedora historia, y como bien sabemos, una imagen vale más que mil palabras. Y en esta podemos observar llanto de desesperación que no se puede contener, y algo de esperanza que recuperan ambos mutuamente a través de tan bonito símbolo como es un abrazo.